Tercera semana sin acuerdo entre los maestros y el Gobierno

La ministra de Educación, Yaneth Giha, cuestionó este domingo públicamente que los negociadores de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) no estuvieran sentados todo el fin de semana intentando encontrar una salida para levantar el paro de docentes, que comienza su tercera semana. Dio a entender, en pocas palabras, que los maestros se fueron de puente festivo en una coyuntura que de fondo tiene a más de 8 millones de niños sin clases.

Fecode convocó a una nueva marcha para el 31 de mayo en las principales ciudades. En la foto, la realizada en Bucaramanga el pasado 23 de mayo. Foto: Jaime Moreno / EL TIEMPO

Las palabras de la jefa de la cartera educativa, por supuesto, no calaron bien en Carlos Rivas, presidente de Fecode, quien reconoció que no hay avances para poner fin al cese de actividades que comenzó el 11 de mayo pasado.

Esta controversia es solo una más de las varias que se han presentado en estas dos semanas e ilustra a la perfección el estado de las conversaciones entre el Ministerio de Educación y los profesores agremiados.

“En estas dos semanas no hay ningún avance porque el Gobierno se disculpa en que no hay más recursos para la educación. Las propuestas que hace son irrisorias, chistosas y humillantes”, concluye Rivas.

En la otra orilla, muy lejana, Giha afirma que las exigencias de los maestros sobrepasan la capacidad financiera actual del país. “La posición del Gobierno ha sido clara: reconocemos la labor de los maestros y proponemos nuevos beneficios para seguir avanzando en el cierre de brechas salariales, pero con posibilidades responsables y que podamos cumplir”, sentencia.

Lo cierto es que a pesar de que el pliego de peticiones presentado por Fecode en febrero pasado es variopinto e incluye temas como calidad educativa y garantía de mejores condiciones para los niños –desde la alimentación hasta el transporte–, el punto central de diferencia es de recursos para mejorar el nivel salarial de los maestros.

Y, en esa materia, el punto más álgido que piden los educadores agremiados es que se cumpla con una bonificación anual que, dicen, ya está establecida en la ley y que es de 35 por ciento del salario para quienes ganen más de un millón y medio de pesos y del 50 por ciento para quienes ganen menos de un millón y medio. El Gobierno acepta que se establezca una nueva bonificación, pero no en esas condiciones.

Otros reclamos

Los maestros afirman igualmente que el Gobierno sigue sin cumplir parte de los compromisos asumidos en el 2015, durante el cese de actividades de ese año, que tomó menos tiempo que el actual.

No obstante, la ministra Yiha asegura que sí se ha cumplido. “El Gobierno viene cumpliendo con compromisos con el magisterio que suman más de 2,7 billones de pesos, desde el año 2014: una nivelación salarial progresiva de 12 puntos adicionales a los que reciben los demás funcionarios públicos del Estado, el ascenso en el escalafón docente, una bonificación anual por servicios prestados para los maestros del grado 14, es decir los más antiguos, y una bonificación de retiro para estos mismos maestros”, explica.

Otro tema de reclamo es el déficit del Sistema General de Participaciones, desde el cual se paga el salario de los docentes y se financia el servicio educativo.

Somos conscientes de la necesidad de seguir avanzando en este cierre de brechas salariales y por eso estamos haciendo un nuevo esfuerzo

Las consecuencias

Mientras escasean las coincidencias entre las partes e incluso Fecode asegura que asistirá a la reunión de este lunes, pero que solo trabajará sobre una propuesta nueva del Gobierno, persisten las consecuencias del paro. El Ministerio de Educación señala que el paro le está costando al país más de 40.000 millones de pesos diarios por servicios de nómina y transporte que se están pagando y no se están prestando. Eso sin contar a las millones de familias que tienen problemas para cuidar a sus niños por culpa del paro.

Carolina Piñeros, directora de RedPaPaz, dice que los menores que más se ven afectados son los de poblaciones vulnerables y lejanas a los centros urbanos. “Se necesitan mesas de diálogo permanentes para que se resuelva esta situación y un compromiso de las partes de no poner en riesgo a los niños”, manifestó.

‘Somos coherentes con la realidad fiscal’

Yaneth Giha Tovar, ministra de Educación.

¿Cuántas propuestas le han presentado al sindicato y cuáles son?

Hemos presentado varias alternativas que hemos ido mejorando. Como lo mencionaba, una de ellas consiste en entregar una nueva bonificación a los maestros con menores ingresos.

¿Por qué ellos no las aceptan?

Fecode nos exige una bonificación que sea igual a la que se acordó en el 2015 para todos los empleados públicos. Esta bonificación anual es del 35 por ciento del salario para quienes ganen más de un millón y medio de pesos y del 50 por ciento para quienes ganen menos de un millón y medio. Sin embargo, Fecode no les ha aclarado a los maestros que esa bonificación se acordó en la mesa nacional de 2015, donde la propia Federación tenía dos representantes que firmaron y estuvieron de acuerdo con que esa bonificación se estableciera exceptuando a los docentes por ser régimen especial y recibir otros beneficios, entre ellos la nivelación salarial. A pesar de esto, el Gobierno ha propuesto una bonificación que beneficie a los maestros y sea responsable con la situación fiscal.

¿Están o no ganando lo suficiente los maestros?

Estamos cumpliendo con la nivelación salarial y demás compromisos adquiridos. Somos conscientes de la necesidad de seguir avanzando en este cierre de brechas salariales y por eso estamos haciendo un nuevo esfuerzo, que es coherente con la realidad fiscal del país. Quisiéramos ofrecerles más. Sin embargo, la bonificación que estamos proponiendo es un esfuerzo adicional a los compromisos que ya venimos cumpliendo y es una propuesta transparente, responsable y que podemos cumplir totalmente.

‘Tenemos toda la voluntad de hablar’

Carlos Rivas, presidente de Fecode.

¿Qué piden los maestros?

Pedimos recursos y condiciones para ofrecer una educación de calidad. En Colombia, el número de estudiantes por docente es de 26 y en algunas zonas hasta de 50, cuando en otros países ese promedio es de 13. También pedimos que no nos pordebajeen con el porcentaje de la bonificación de servicios prestados que nos corresponde. Solo decimos que se cumpla lo que está en la ley, pues somos los únicos funcionarios que no la tienen. El otro tema es el de la nivelación salarial para el 2020 y el 2021, pues en el sector hay una brecha histórica.

¿Por qué no avanzan las negociaciones?

El Gobierno está empeñado en decir que no hay plata, y yo pregunto, ¿qué pasó con la plata que se destinaba al conflicto?, ¿qué pasó con la plata del aumento del IVA y de la reforma tributaria? El Gobierno está muy alejado en sus propuestas, y la ministra no puede decir que no tenemos voluntad porque no aceptamos lo que ella propone. Nos vamos a sentar mañana (lunes), pero tienen que hacer una propuesta distinta porque, si no, esto se vuelve un diálogo de sordos.

¿Qué proponen para solucionar la crisis?

Le hemos ofrecido al Gobierno fórmulas para que la bonificación sea diferida a tres años, pero ellos no se mueven en lo que tiene que ver con presupuesto. Tenemos toda la voluntad, pero es difícil y en estas dos semanas no hemos visto ningún avance real.

A ellos se les olvida que no han cumplido en temas como la salud, que es caótico para todo el magisterio, y que ni siquiera han pagado deudas que se ha ordenado cancelar por sentencias judiciales. Por lo pronto, seguiremos en paro indefinido.

‘La reforma tributaria afectó a los maestros’

Francisco Cajiao, experto en educación.

¿Por qué no hay avances en la negociación entre el Gobierno y los maestros?

Los maestros están pidiendo algo que es muy difícil de otorgarles por la situación económica del país. El incremento que les corresponde este año sigue supeditado a la conformación de una comisión sindical que debe negociar con el Ministerio de Trabajo que, hasta donde entiendo, no ha logrado avanzar en ese tema.

¿Qué tan coherentes son las peticiones de los maestros?

Hay peticiones razonables, porque si a final de mayo o mitad del 2017 no se ha conseguido el incremento de este año, eso afecta a un gremio muy grande porque la reforma tributaria ha incrementado los costos por el aumento del IVA.

¿Es justa la petición de hacer el incremento?

Es justa. El problema es que ha habido unas dificultades, tanto de todas las centrales obreras –no solo de los maestros– como del Ministerio de Trabajo, que no ha logrado concertar para formar una comisión que debe negociar el incremento del salario básico de los trabajadores públicos.

¿En qué puede ceder el Gobierno?

El Gobierno ya aprobó que hará el incremento de dos puntos porcentuales por encima de lo que se acuerde con las centrales obreras, pero mientras no haya ese acuerdo no se puede hacer.

¿Cómo ve que por el paro no hayan podido estudiar ocho millones de niños?

Eso es supremamente grave. Mientras más dura el paro, menos posibilidad de democracia hay en el país porque la gente más pobre, que estudia en la educación pública, estará teniendo una peor educación o ninguna.

RONNY SUÁREZ
Redactor de Vida

Fuente: El Tiempo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s